Preguntas más frecuentes

¿Puedo quitarme la sonda permanente?
Sí, probablemente, pero bajo control médico. Seguramente se aplicó por alguna complicación que tendrá que ser tratada, si no lo fue antes.

¿Qué pasa con la disrreflexia?
Si es leve (sudoración, rubefacción, piloerección), probablemente nada, aunque es un indicador de que algo no va bien. Si es grave (hipertensión arterial, cefalea), debe actuarse de forma inmediata y recordemos que la vejiga urinaria es responsable del 90% de estas manifestaciones.

¿Después de un SARS, puedo quedarme embarazada?
La lesión medular no suele afectar a la capacidad reproductiva de la mujer. La aplicación del SARS, rizotomía incluida, tampoco. Existen varios antecedentes de maternidad post SARS sin incidentes destacables durante el embarazo y parto.

¿Si me pongo un SARS perderé la sensibilidad?
El SARS está pensado para lesionados medulares completos, pero en nuestra experiencia contamos con 25 casos incompletos que no sufrieron pérdida sensitiva tras el implante. La técnica a emplear implica una rizotomía sacra selectiva tras una exhaustiva valoración personalizada.

¿La neuromodulación condicional requiere cirugía?
Hoy por hoy no. Se trata de un sistema de estimulación externa, es decir se colocan electrodos sobre la piel del pubis y se aplica corriente eléctrica. Su objetivo es interferir de forma selectiva con la hiperactividad de la vejiga y por tanto la urgencia y la incontinencia urinaria. Sus resultados son muy alentadores en personas bien seleccionadas.

¿La aplicación de toxina botulínica en el esfínter uretral o la propia esfinterotomía van siempre asociadas a incontinencia?
Los tratamientos anteriores son facilitadores del vaciado (micción), haciéndolo efectivo. Si se programan estos vaciados es probable que logremos periodos socialmente significativos de continencia. En ausencia de esta programación/reeducación se producirá habitualmente micción de tipo reflejo que precisará elementos de control (colector, pañal)