Técnicas Instrumentales

Aquí se incluyen un conjunto de exploraciones que nos permiten estudiar diversos aspectos de la fisiología deglutoria.

EXPLORACIÓN VIDEOFLUOROSCÓPICA

Hasta la fecha, la exploración videofluoroscópica (VFS) se considera la exploración “gold standard” para evaluar la deglución orofaríngea. Es una exploración radiológica de baja irradiación que permite el análisis en tiempo real de la propulsión del bolo alimenticio de la boca al esófago, detectar disfunciones en la fase oral y faríngea de la deglución, orientar el tratamiento de la disfagia orofaríngea y evaluar la eficacia de las diferentes estrategias terapéuticas.

En el vídeo 1 se ilustra un ejemplo de deglución normal.


Como medio de contraste se utiliza: bario, contrastes iodados (empleados en nuestra unidad). Se exploran bolos de diferentes volúmenes (3, 5, 10, 15 ml) y viscosidades (líquido, néctar, pudin y sólido) en una proyección lateral y anteroposterior, registrándose las imágenes en una cámara de vídeo.

En general, la exploración se inicia con bolos de 3ml con una consistencia segura (pudin) incrementándose de forma progresiva el volumen (hasta 15ml), evaluando posteriormente el resto de viscosidades (se parará la exploración si aparece aspiración o el paciente no colabora en la deglución).

Dentro de los parámetros videofluoroscópicos más significativos tenemos en la fase oral: propulsión lingual, sello gloso-palatal, retraso en el disparo del reflejo deglutorio; y en la fase faríngea: el residuo faríngeo (restos de alimento acumulado en la faringe) y la aspiración traqueal (entrada de contenido alimentico a la vía aérea (con el riesgo de neumonía por aspiración) y disfunción en la apertura del esfínter esofágico superior.

AlteracionesFaseFaringea

 

En el vídeo 2 puede verse un ejemplo de aspiración traqueal.

 

MANOMETRÍA ESOFÁGICA

La manometría esofágica mide la actividad motora del esófago y de sus esfínteres en condiciones basales y en respuesta a la deglución. En el estudio de la disfagia orofaríngea esta exploración nos da información acerca de la fuerza de propulsión faríngea, presión de reposo y relajación del esfínter esofágico superior durante la deglución.

Para realizar una manometría se utiliza una sonda de varios canales conectada a un sistema manométrico. El paciente debe realizar la prueba con unas horas de ayuno para evitar el riesgo de vómito. El sondaje se realizará por vía nasal. Una vez colocada la sonda manométrica, se miden las presiones en distintos puntos del esófago. Se valora la presión del EEI en reposo y tras la deglución, las contracciones del cuerpo esofágico, la presión del EES en reposo y la coordinación faringoesofágica tras la deglución.

En nuestra unidad la utilizaremos esta exploración para el estudio de la función del EES previo a la indicación del tratamiento con toxina botulínica.

EESExploracionManometrica