Diagnóstico

El diagnostico precoz es muy importante. Este se basa en la clínica (dolor, fiebre, rubor, tumefacción, signos inflamatorios, disminución del rango del movimiento), radiografía,  parámetros analíticos (fosfatasas alcalinas (FA), creatinfosfoquinasa (CPK), proteína creactiva (PCR) velocidad de sedimentación (VSG) y la gammagrafía ósea. Muchas veces se diagnostica erróneamente  de tromboflebitis, celulitis y osteomielitis. En fase crónica, el dolor y la limitación del movimiento son sus manifestaciones.

Otras técnicas como el TAC son útiles en la determinación del área y zonas afectadas.

 

4.1-Diagnostico