Tratamiento

Conservador

  • Observación si se autolimita.
  • Seguimiento ambulatorio de cerca.
  • Si no hay signos evidentes de progresión y el paciente lo tolera clínicamente bien, no hay necesidad de estabilización quirúrgica.

Quirúrgico

Objetivo:

  • Corrección y estabilización del tronco.

Técnica:

  • Curetaje amplio de la lesión intersomática.
  • Osteotomía de cierre posterior para aproximación de los cuerpos vertebrales y corrección de la deformidad
  • Artrodesis Vertebral Posterior Instrumentada, con autoinjerto.

Postoperatorio

  • Reposo en cama 1-3 semanas.
  • Restricción Actividades Vida Diaria 3-6 meses.
  • Corsé ortopédico 3-6 meses.

Consentimiento Informado

  • Tasa de complicaciones más elevada que en cirugía de raquis convencional.
  • Pérdida de autonomía, movilidad del tronco tras la intervención.
  • Readaptación silla, riesgo de UPPs.

INFORMACIÓN IMPORTANTE PARA EL PACIENTE:

  1. Con la intervención el paciente recuperará la postura erguida pero perderá parte de la movilidad y funcionalismo que tenía previos a la intervención. Sorprendentemente, el paciente medular suele beneficiarse de ese plus de movilidad a nivel del foco de lesión, proporcionada por una especie de pseudoartrosis funcional, para realizar sus actividades cotidianas: transferencias, higiene, sondaje vesical, enemas. El paciente no suele tener la sensación de presentar un grave problema de estabilidad en su columna, por lo que si no se le avisa, toleran mal esa pérdida en su autonomía.
  2. Al corregir la postura probablemente requiera readaptación de la silla e incluso puede repercutir en la forma de sentarse, con el riesgo de producir UPPs a nivel isquiático o trocánteres.
  3. Los riesgo de pseudoartrosis (fracaso de la fusión), pérdida de corrección, infección quirúrgica son más altos que en la cirugía de columna convencional.